Frente a los reiterados casos de denuncias cerca a establecimientos escolares, es importante tomar algunas medidas de prevención a repasar con nuestros hijos y en caso de que haga faltar conversar con los directivos de las instituciones para asegurarnos que estén tomando el recaudo necesario.

  • Si nuestros hijos están en primaria, registremos a las personas responsables de buscarlos. Informémosles a las autoridades de haber algún cambio.

  • Asegurémonos que la escuela cuente con una red de comunicación con los alumnos, los padres de familia y autoridades de seguridad.

  • Recordemos que la comunidad educativa en su conjunto debe actuar preventivamente ante la sospecha o inminencia de un acto o actitud que presuma un riesgo para los niños (presencias de individuos y vehículos sospechosos, individuos fotografiando a los alumnos, etc). Dar parte de inmediato a la policía y a las autoridades educativas.

  • Indiquemos a los niños lugares protegidos en su camino al colegio, donde puedan requerir auxilio ante una situación de riesgo (comercios, domicilios particulares, garitas de seguridad privada, etc).

  • Acompañemos a nuestros hijos hasta la escuela. De no ser posible, siempre es mejor que vayan en grupos con otros compañeros, aún si esto implica tomar un camino más largo.

  • Cuando llevamos a nuestros hijos a la escuela, asegurémonos de que efectivamente hayan entrado. Permanezcamos unos instantes más por si sucede alguna contingencia que los impulse a retirarse sin advertencia previa.

  • Recordémosles a nuestros hijos que no deben subirse a autos de desconocidos. Hablemos con ellos para que no acepten ningún tipo de invitación, ni ningún tipo de intercambio de perfiles de redes sociales con personas ajenas a su entorno.

  • Conversemos con ellos para que desconfíen en caso de que un desconocido les diga que su familia tuvo un accidente.

  • Contemos con alguna palabra clave familiar para utilizarla en caso de emergencia.

Comentarios de Facebook

Comentar