Las redes sociales ya forman parte de nuestra vida cotidiana. Muchas veces, cuando usamos Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat entre otros, damos a conocer información privada sin darnos cuenta. Los riesgos de estas prácticas son varios: secuestros virtuales, suplantación de la identidad, o hasta robos en las horas en las que no nos encontramos en nuestro hogar. Compartimos a continuación algunas medidas para hacer un uso seguro y responsable de ellas:

  • Configuremos nuestros perfiles en modo privado, para que sólo nuestros amigos puedan verlo. En Twitter o Instagram, si optamos por perfiles públicos, no brindemos datos personales.

  • No compartamos nuestra dirección, teléfono, ni ningún dato que permita localizarnos.

  • Evitemos informar que estamos de vacaciones o usar aplicaciones de geolocalización cuando realizamos los posteos, ya que podríamos dejar en evidencia que no hay nadie en casa.

  • No publiquemos datos de nuestra rutina diaria, como el horario en el que vamos a trabajar, cuando los chicos van a la escuela, en qué momentos están todos en casa, etc.

  • En caso de robo de celular, recordemos -luego de llamar a la empresa proveedora del servicio para suspenderlo- cambiar todas las contraseñas.

  • Repasemos con nuestros hijos estas medidas y asegurémonos que sus redes estén configuradas en modo privado.

Fuente de la imagen: <a href=”http://www.freepik.com/free-photos-vectors/logo”>Logo vector created by Quinky – Freepik.com</a>

Comentarios de Facebook

Comentar